MÚSICA Y ENFERMEDAD La mayoría de lo que llamamos trastornos mentales tienen su origen en desajustes emocionales profundos que no encuentran salida. Muchos de los conflictos emocionales que todos tenemos en nuestra vida cotidiana provienen de la dificultad para expresar correctamente lo que sentimos en nuestro interior. En las personas con discapacidades, este bloqueo de la expresión está acrecentado por las dificultades psicológicas o físicas que les son propias, desembocando, muchas veces, en un rechazo a comunicarse ante la posibilidad de no ser comprendido. Las palabras pueden no ser eficaces en la descripción de algo tan complejo como son los sentimientos, pero éstos constituyen el universo de la música. La expresión a través de un arte que no utiliza conceptos o ideas, sino lenguaje emocional, es una herramienta eficaz en el proceso comunicativo, en el cual: "yo explico lo que me pasa y tú puedes captarlo sin que te lo explique". La música es un factor terapéutico de primer orden porque seduce sin imponer. LA "ORQUESTRA DE LA BONA SORT" Un ejemplo de la aplicación terapeutica de la música en la expresión creativa es el proyecto: "Orquesta de la Bona Sort", que coordino en el Centro de día para enfermos mentales de "El Molí d`en Puigvert", en la Comunitat terapeutica del Maresme (Palafolls, Barcelona). Este proyecto, que venimos desarrollando desde abril del 2003, tiene tanto una proyección terapéutica, como de integración social mediante la musicoterapia. Consiste en la creación de una orquesta semi-profesional constituida íntegramente por enfermos mentales, a través de la cual los pacientes pueden dar expresión a sus sentimientos y a su problemática individual a través de la música, mediante actuaciones en directo. La musicoterápia aplicada a la enfermedad mental está dando unos resultados sorprendentes. La música, como lenguaje de comunicación no-verbal, ofrece una salida a sentimientos profundos bloqueados, que pueden surgir con naturalidad, perdiendo su connotación de tabús, y que muchas veces no hallan respuesta a otros tratamientos que se desarrollan por vías de comunicación oral. Los más grandes pedagogos musicales de nuestro tiempo: Orff, Kodály, Delcorze, Martenot, Benenzon etc, han observado que la educación musical más valiosa es la que logra incidir en la globalidad de la persona, y esto se consigue armonizando los tres aspectos básicos del desarrollo humano, que coinciden con los tres ámbitos fundamentales de la música: el ritmo, que desbloquea el cuerpo y despierta la vitalidad y la intuición; la melodía, que conecta con el plano emocional y la armonía, que desarrolla el aspecto mental de la persona. No podemos olvidar tampoco el enorme factor de aglutinador social que supone tocar y viajar juntos una orquesta de 15 personas. Sin embargo no se trata únicamente de reunirse y tocar para pasar un rato agradable, sino que el esfuerzo creativo del grupo debe ser mostrado a otros colectivos, para que el fenómeno de la comunicación se complete. Las actuaciones cara al público generan contenidos terapéuticos muy valiosos, como el autocontrol, la aceptación de responsabilidades, la apertura social, la memorización de las letras y estructuras de las canciones, los viajes, así como la sensación de que se está haciendo algo importante y que merece la pena. Actualmente la composición de la orquesta es la siguiente: batería, bajo, teclado, guitarra eléctrica, guitarra flamenca, percusiones, siete cantantes solistas y coros. Se preparan canciones de todo tipo, la mayoría de ellas se pueden bailar y muchas de ellas son creaciones de los pacientes, que expresan mediante letras su mundo personal, a las que después ponemos música. Los conciertos son un gran acontecimiento y están cargados de emotividad.

José Manuel Pagán. Terapeuta y miembro de la orquesta.

 

   
     

contacte Lluïsa Bosch T (+34) 93 764 05 18 mail: cdia@ctm-salutmental.com

contacte José Manuel Pagán :M (+34) 626457871 mail: josemanuelpagan@hotmail.com

© Orquestra Bona Sort i Fotolooking.com disseny gràfic i pàgina web